-->

EL ARTISTA DE SILOÉ QUE VENCIÓ SU ENFERMEDAD

EL ARTISTA DE SILOÉ QUE VENCIÓ SU ENFERMEDAD

Especial Accede Comunicaciones

Dicen que la limitación está en la mente y de eso sí que puede dar fe, Carlos Andrés Valencia Carabalí, un joven de sólo 29 años a quien una artritis reumatoidea juvenil, le impidió volver a caminar. Tenía sólo 14 años cuando le descubrieron su enfermedad. Para ese momento vivía con sus abuelos en una finca cercana a Suárez, Cauca, y dice él, “era un niño normal que se la pasaba corriendo de un lado a otro”.

Lejos estaba de imaginar que su deseo de crecer en esa finca rodeado de la naturaleza, no iba a ser posible. “Un día yo me puse a jugar con mis tías para ver quien tenía la mano más grande. Cuando yo fui a abrir la mía no pude y así se dieron cuenta que no era normal lo que me pasaba. Me llevaron al médico, me hicieron muchos exámenes, estuve hospitalizado mucho tiempo  y allí me diagnosticaron la artritis reumatoidea juvenil, algo que no era muy común”, recordó Carlitos, como lo llama todo el mundo.

Desde ese momento se radicó en Cali junto a su mamá y sus tres hermanos, en el barrio Siloé y dejó sus sueños en el campo. Poco a poco fue perdiendo su movilidad hasta que llegó el día que no pudo volverse a levantar. “Fue muy duro para mí, no quería saber de nada ni salir de la casa. Me le negaba a las personas que iban a buscarme y al final, sólo pude salir de esa depresión refugiándome en Dios, quien me ayudó a entender que por mi discapacidad no podía estancarme”, afirmó Carlitos.

Hoy este joven es ejemplo para muchos. Estudia computación en el colegio Juana de Caicedo y Cuero, ubicado en la comuna 20, y además trabaja el mosaíquismo, arte que aprendió el pasado mes de diciembre y que ahora se ha convertido en su sustento de vida. Como si fuera poco, su arte lo tiene ahora como uno de los artistas más importantes de la 3ra. Bienal Internacional de Muralismo que se desarrolla en la ciudad desde el pasado miércoles, y desde  la Plazoleta Jairo Varela está exhibiendo su arte a todos los caleños interesados en conocerlo.

“En mi comuna, la 20, hicieron un proyecto el año pasado y Carolina Jaramillo, la directora de la Bienal, me insistió en que participara porque era algo bueno para mí. Comencé a tomar las clases que duraron 4 meses sobre mosaiquismo y me gustó, y desde eso he venido trabajando con ella y ya he hecho varios murales en Cali”, contó Carlitos.

Uno de sus trabajos se puede ver en el Estadio Pascual Guerrero. Sobre el lado oriental, una paloma que sostiene con su pico la bandera de la ciudad, tiene su firma.  Por ahora sólo desea seguir trabajando desde su arte y de esta manera aportar a la ciudad para su embellecimiento. También desea dejar un mensaje a todas las personas que como él, tienen algún tipo de limitación.

“Si tienen algún sueño, echen para adelante que uno lo puede cumplir con esfuerzo. Las oportunidades están pero que tenemos que buscarlas y aprovecharlas”, finalizó Carlitos, quien es todo un personaje en Siloé.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *